Los paket en los 88 de Mammoth

Publicado en por kokoloko


Llegó el día, los 88 de Mammoth, tenía ganas e ilusión por ir a esta carrera, hacía tiempo que leí sobre ella, me informé, pero no sabía con quien podría ir. Según se acercaba la fecha ya había descartado hacerla, hasta que LUCALE me pidió “matrimonio biker” para ir con él, y además, coincidió con mi puesta de largo como orgulloso PAKET BIKER, como cambian las cosas de repente.

 

Es el 4 de octubre, suena mi despertador, desayuno, me preparo y medio dormido me voy a recoger a LUCALE a San Agustín de Guadalix a las 7.45 a.m. Según llega le digo “joe tio que sueño” y me contesta, “a mí me lo vas a decir que no he dormido nada”, jajaa no recordaba con quien estaba hablando, es SUPERLUCALE el hombre que da pedales tenga o no tenga sueño!!!! Y sólo pensar en tener que hacerlo yo, ya me daba pereza…la verdad es ke es un tío duro, porque es “jodido” ke tu cuerpo responda al máximo sin horas de sueño, pero es “más jodido” que tengas motivación suficiente para no meterte en la cama y mandar a paseo cualquier carrera, marcha o lo que sea.
Montamos su Scott en el techo de mi “bala roja” junto a mi Kona y nos vamos a Bustarviejo, hablando y contándonos nuestras historias (seguramente yo le dí mas la chapa porque me iba despertando y él se adormecía) hasta que llegamos a la zona de salida, donde ya había un montón de bikers casi listos, y nosotros llegando!!!…vemos a la gente de su club y nos dicen que no han podido coger los dorsales, que hay que ir personalmente con la licencia cada uno, conseguimos aparcar, y nos vamos a por los dorsales, y LUCALE se da cuenta que no sabe donde tiene la suya…ufff primer susto, a ver si no nos dejan ni salir…nos vamos a las mesas y finalmente no nos ponen problema, nos dan los números gemelos, la bolsa con unos guantes, calcetines, camiseta de regalo y propaganda de rigor y nos vamos a prepararnos nosotros y las bicis.


Es la hora de la salida, nos vamos hacia la zona de meta y como últimos que llegamos a aparcar, de los últimos nos colocamos en la salida. Nervios, el último trago de agua, un bocado rápido al último trozo de plátano antes de salir, alguna foto y muchas ganas de dar pedales.
Un primer circuito neutralizado por Bustarviejo, nos lleva a la plaza desde donde darán la salida y de ahí a dar pedales!!!!! 88 kms por delante, 2000 metros de desnivel acumulado, subidas técnicas, trialeras, descensos rápidos, piedras sueltas, arena en los caminos, senderos, el GR10, la subida a Canencia y unos paisajes y vistas preciosas…¿alguien da más?
Los primeros kms los hacemos en la zona de atrás, pero en un mar de bikers en pareja…los primeros tapones y se empieza a estirar el grupo, poco a poco los pros van tirando fuerte y los menos pros se van retrasando, con lo que comienza a ser más cómodo el pedaleo y deja de haber aglomeraciones en ciertos pasos.
Como la idea de esta prueba es ir en pareja, yo intento ir el mayor tiempo posible con LUCALE, ya que su falta de sueño le pasa factura cuando el camino se pone cuesta arriba, aunque lo recupera en el llano y cuesta abajo. Y así van pasando los kms, hablando, riéndonos, pasando gente, entre saltos en las piedras y raíces, bajadas por pistas pedregosas con los correspondientes sustos, zonas arenosas que provocan “patinazos” inesperados e incluso un recto en pareja en el km 36 creo recordar, donde bajando por una pista entre piedra y arena, ambos casi en paralelo nos salimos de la pista intencionadamente, pero marcándonos un recto doble de antología jajajajajja…si llegamos a hacer cualquier intento de meter la bici en el camino vamos al suelo fijo, así que ambos nos dejamos llevar después de ver que habíamos cogido la curva demasiado pasados, y como la carrera era en parejas, hasta las salidas de pista nos la marcamos en pareja, jajajjaja lo que nos pudimos reir…menos mal que la zona de salida era de hierba (de la verde que crece en el suelo) y sin incidente alguno y una vez recuperado el rumbo de nuestras máquinas, volvimos al camino, descojonándonos de risa literalmente.
Así fueron pasando más y más kilómetros, una barrita por aquí, un gel por allá…y empieza a sonar algo en la Scott de LUCALE…algo chirriaba como a seco y no supimos que podría ser, ¿el freno trasero rozaba? ¿el eje de pedalier estaba seco o tal vez el eje de algún pedal? ¿alguno de los bujes? Nunca conseguimos saberlo, pero daba la sensación de que podía entorpecer la marcha frenando la bici…pero aún con todo seguimos adelante.
Un poco después, LUCALE casi pierde su flamante Sigma Rox 9.0, subiendo se le cayó y no se dio cuenta donde, hasta que casualmente la suerte se alía con él, y antes de que comience a bajar mirando al suelo, le pregunta a unos que subían por si lo habían visto y lo sacan de un bolsillo, menos mal, que descanso.



Llega la subida a Canencia, dura y larga (como alguno quisiera tener alguna parte de su cuerpo) subida, preciosa y donde se amontonaba gente subiendo con el molinillo puesto o incluso andando, predecesora de esa gran trialera conocida como GR10. Empezamos a subir y le comenté a LUCALE que en esta sí que le esperaría arriba, que mejor subía a mi ritmo, así que bajé piñón, plato mediano y subí bastante fuerte, la verdad es que tenía un buen día. Pasé y pasé gente subiendo hasta que llegué casi arriba, donde me paré a un lado a esperar a mi pareja, mientras me metía una rica barrita energética con sabor a fresa, pero mi pareja no llegaba y no llegaba, estaba en un desvío donde había uno de la organización con el que estuve charlando un buen rato hasta que vi que me quedaba demasiado frío entre los árboles y decidí subir un poco más hasta la zona del comienzo del GR10, donde al sol me senté a esperar a LUCALE, que nunca llegaba…hubo un momento que me plantee volver a bajar por si había ocurrido algo, mientras me lo pensaba, pasaba el tiempo y toda la gente que había adelantado subiendo, todos preguntándome si me había pasado algo, si necesitaba ayuda…
Finalmente llega LUCALE y me cuenta su aventura con el tornillo desaparecido, la cala suelta, el pedal y el tiempo que perdió para poder arreglarlo. Ya me parecía a mí, porque vale que yo subiera a ritmo bastante alegre, pero tampoco podía sacarle tanto tiempo.
Ya juntos y en pareja de nuevo encaramos el GR10 y nos tiramos abajo cual energúmenos, una trialera brutal, con unos pedruscos de flipar, zonas a las que cuando llegabas yo pensaba y por donde paso!!!! Pero pasabas, no sé muy bien por donde pero pasabas jajajaja…un par de sustos, pero finalmente una bajada divertida, brutal, supertécnica y en la que la gente que me encontraba, unos cuantos andando me cedían el paso al ver que bajaba fuerte.
Sufrí un poco por la cantidad de piedras, golpes y toques que han recibido mi Kona y sus Mavic, pero finalmente aguantó como lo que es una Pro entre las bicis!




Y por fin llegamos abajo, riéndonos, comentando la bajada, y con ánimos después de superar Canencia, bajar el GR10, arreglar el tema de la cala, pero nuestro gozo en un pozo, felices nos las prometíamos y en la cara nos la dieron.
A punto de salir a la carretera para coger el siguiente camino y encarar los 33 últimos kms, en dicho km 55 nos para la organización y nos dice que estamos fuera de tiempo en el 4º control de tiempos, ke nos desviemos por la carretera hacia Bustarviejo, cagándonos en todo, lamentándonos, nos miramos con cara de sorpresa y decepción, pues no nos esperábamos que nos cortasen, no era tan tarde y encima nos quedamos fuera por 8 minutos!!!!!
Mientras íbamos camino a la meta, con nuestra decepción a cuestas, nos acordábamos de la cala suelta, del tornillo escondido y el tiempo que nos robó, pero también de las trialeras, de las subidas, de los paisajes, y de lo buena, bonita y divertida que es la ruta.
Nuestra entrada en meta fue triunfal, según llegábamos desde megafonía nos anunciaban como la 6º pareja en entrar en meta, hasta que llegamos a la altura del de megafonía y le dijimos que éramos del corte…si es que el hombre no se enteraba. Se vino a hablar con nosotros y ahí tuvo LUCALE su momento de gloria, fue entrevistado en vivo y en directo, el de la megafonía flipaba cuando le dijo que había currado toda la noche y había hecho sin dormir 55 kms de los 88 totales y que nos habíamos quedado fuera por una avería.
Ya sólo nos quedaba brindar con cerveza y algo de la abundante comida ofrecida por el día, por la gran parte de ruta que hicimos, lo que nos reímos y divertimos juntos, por mi estreno como PAKET BIKER y por repetir la ruta el año que viene con la total intención de resarcirnos y terminarla!
El año que viene volveremos, juntos o separados ya lo veremos, pero volveremos.

Por Jeby

Etiquetado en Mis Rutas

Comentar este post

kokoloko 10/07/2009 17:01


OLE, OLE Y OLE, con dos cojones.
Gracias por cederme vuestra cronica y las fotos